Taller Multimedia 2 – Periodismo General

RAPPI-DO HACIA EL FUTURO “Las cosas no son como antes”, frase trillada si las hay. Pero cobra un renovado valor al hablar de Rappi, una verdadera revolución en las compras. Une las nuevas tecnologías con las necesidades personales y con la generación de trabajo. Es la lluvia roja que esperaba el país, y en bicicleta. ¿Qué comemos? ¿Qué me pongo? ¿Dónde consigo a esta hora un chocolate? Las preguntas que cualquiera de nosotros se realiza una y otra vez. La respuesta puede ser un joven en bicicleta. Y, todo desde la aplicación de tu celular. La gente de Rappi “la tiene clara”, hicieron una “app” que se parece a la de un supermercado, y podés elegir productos o servicios; desde un desodorante hasta el envío de dinero puerta a puerta. ¡Incluso que te paseen el perro! Piensan en quienes vivimos en grandes ciudades. Pero no queda ahí. Te cobran contra entrega, es decir al recibir lo que pedís. Además no es necesario pensar en la propina, quienes trabajan para esta empresa cobran por el traslado a través de depósitos en sus cuentas, el costo está incluido en el precio final. No tenés que preocuparte. Por si fuera poco, esta moderna combinación ofrece un seguimiento del agente encargado de la tarea minuto a minuto. Indica por su GPS dónde está, cuál es el circuito que realizará para alcanzar su objetivo y si está llegando. No es necesario ser Millenial para disfrutarla. Rappi se ha extendido por toda Latinoamérica desde Colombia. Es el primer unicornio de ese país, con una valoración de U$D 1.000 millones. Su acelerado crecimiento se refleja en Argentina con cada vez más agentes asociados. Trabajar allí también es asomarse al siglo XXI, ya que no impone un régimen estricto, sino que cada uno administra sus tiempos y su vínculo con el sistema asignador de viajes, que es también una aplicación de celular. De esta forma cada proveedor de servicios (ciclista o motocilcista) define cuándo está disponible. Desde la firma se jactan de brindar oportunidades a muchos jóvenes que no pueden encontrar espacio en el mercado laboral tradicional. En una época de recesión este tipo de puertas son muy valoradas, sobre todo por estudiantes. Se mire por donde se mire, es una idea innovadora llevada a la práctica. Involucra a personas dispuestas a pegar un salto hacia el futuro. Clientes, proveedores y Rappi, un triángulo que está marcando camino.